PRESENCIA

índice

 

 

Aquellos que cruzaron el ancho mar

Dejando surcos de estelas doradas

Que en las pupilas chisporrotean

De los que quedaron atrás,

Un frió vacío en el corazón les ha dejado

Porque su ausencia en presencia les resulta imposible asimilar.

 

La sublime presencia de aquellos ausentes que cruzaron ya

Se hace manifiesta al que su presencia afirma cuando se deja de afirmar,

Y entonces vuelta alto o cruza el ancho mar

Dejando surcos de estelas doradas que a otros inspirarán.

 

¿Está presente el que presente está?,

O ¿Se ha de ausentar el que se va?

¿Quien a estas preguntas responderá?

El mismo que pregunta es la sombra de una duda

Que sombra no ha de proyectar

Porque exhausto se perdió rendido de tanto anhelar

El chisporroteo de aquellos que cruzaron el ancho mar:

Aquellos que se fueron y no volverán,

A los que si me anulo contemplo y si me afirmo se van.

 

El que presencia y ausencia ha unificado

Entre hombres vive y con ellos lo verás reír y llorar,

Pero su noble corazón purificado,

Que desaprendió lo que a otros hace arrastrar,

Vuela y vuela, vuela alto, o bien cruza el ancho mar

Dejando surcos de estelas doradas que en otros chisporrotearán.

 

Para mi maestra, mi amiga, Lama Tashi Lhamo,

En cuyos ojos veo el chisporroteo de aquellos que vienen y van,

Cantando esas dulces canciones que me hacen anhelar

El encuentro perfecto en el que mi tú y tu yo se olviden de sí mismos

Para amarse en la eternidad.

 

(‘Uzman Javier García)