Mis ojos son la tumba

índice

 

 

Mis ojos son la tumba donde todo va a parar

Al fondo hay una luz que alumbra

Si te atreves a mirar.

 

Me hice digno de portarla cuando prescindí de todo lo demás

Prevaleciendo sobre todos mis asuntos

Como una luz sin contaminar.

 

El fuego de la Amada arde embravecido sin poderse apaciguar;

Lo que soy es lo que queda después de habernos amado

Recostados sobre el lecho de Su intimidad.

 

El despojo de un hombre que ha perdido su sitio

Vaga ahora como una sombra entre las luces, oculto a todos,

Excepto para aquellos que saben de luminosidad.

 

El mazo del destino que golpea la cálida lluvia

Y lo que gracias a ella brota en generosidad

Son ahora el asiento de mi grandeza

Sobre el Trono Inmenso del Océano de la Unidad.

 

Los mundos surcan el corazón del siervo

Que firmemente está anclado en el horizonte de lo real;

Para él los ecos del destino son como nubes pasajeras que van y vienen

Mecidas por el viento allí donde su aliento de vida las quiera llevar.

 

Donde quiera que se muestre veo Su rostro

Pues mi mirada no se detiene en la apariencia formal

Sino que va a más, alzándose sobre la creación

Como un campeón entre los halcones reales

Para el que la espesura no es obstáculo

Cuando se lanza a apresar.

 

Lo mejor que puedo decir de Layla

Es que se mostró por generosidad

Y a partir de ahí los ojos se velaron

Cegados por la intensidad de una manifestación

Que no pudieron soportar.

 

¡Comprende primero y luego olvida!

 

La agudeza de la visión en el velo

Es lo que dispone su densidad;

Para el que no puede dejar de contemplarla

Todo es pureza que brilla desvelada

Cuando el ojo que imputa deja de imputar.

 

 

 

Si este es uno de los secreto debiera ser guardado

Que Allah disculpe al pobre por no haber podido contener

Lo que solo a El incumbe mostrar.

 

Se escapa al control del siervo

Que se asoma al abismo de lo insondable

Para hacer de sus instantes el imperativo de la Verdad.

 

"Morir antes de morir" es lo que garantiza el éxito

Al que "no posee ni es poseído por nada"

El día del levantamiento del velo

Cuando cada cual se una a su igual

 

Y los rostros brillen de alegría

Al escuchar el recibimiento de los muy sinceros:

"La paz sea con vosotros que habéis sido de los veraces

En el camino de Allah"

 

Si te desprendes de todo, Ella se muestra

Y se muestra ya la tienes, y si la tienes

¿Qué te podría faltar?

 

Ella es el agua que viene a inundarte desde dentro

Para que seas con Ella y en Ella

Por el desbordamiento de Sus luces

Hacia el mar de la Presencia Única

En el Océano de la Igualdad.

 

En tus plazas y jardines se ha engalanado

Perfilándose con la luz del descubrimiento

Un velo tendido que solo rasgan los que Layla admite

En el recinto sagrado de Su intimidad.

 

Desde allí que un bien permanente de Allah se derrame

Abarcando a todo peregrino tras las huellas del Dueño

Y en nosotros se cumpla la promesa de unión

A pesar de la tendencia que impera en el nafs.

 

Líbranos, ¡oh Maulana!, de su lastre

Por mediación de aquel que mejor lo supo tratar,

Muhammad el profeta iletrado,

El que hizo de su vida ejemplo y unió los dos mundos

Con el sello bendecido de la única realidad.

 

Amin

 

Javier García Uzman