Los que habitan en el país del gozo

índice

 

 

 

"Cuando busques, búscanos en la alegría,

 Pues nosotros somos los habitantes del país del gozo"

(Rumi)

 

Mi ojo en Su ojo,

Su luz en mi resplandor,

El fruto en la semilla

Y el gozo en la contemplación.

 

Si quieres contemplar la belleza del No-Visto

Y gozar en Su visión

Deja que tu ojo sea Su ojo

Y Su luz tu iluminación.

 

Cuando tu ojo sea Su ojo verás sólo Uno

Allí donde otros no ven más que dispersión;

Solo entonces serás un digno portador del secreto

De la llama prendida de la no-discriminación.

 

Es una llama que alumbra

Allí donde alcanza la luz de tu visión;

A su paso devora cuanto toca

Aumentando su fulgor.

 

Su fuego inundará tu mundo

Haciendo añicos los pilares de la casa

Sobre la que has erigido

El asiento de tu "yo".

 

¡Sacúdete el estupor!

El resto no son más que despojos,

Los rescoldos crepitantes

En la hoguera de la unión

 

El fuego del Amigo te pondrá cerco

Y serás Uno en la aniquilación,

Después volverás a tu mundo

Que habrá plegado sus alas

Entre los faldones del amor.

 

Los amantes son los habitantes del país del gozo,

Han destapado las luces del Amigo

Inundado de belleza sus rostros

Que han resplandecido con la iluminación.

 

En el velo se ha mostrado,

¡Ellos son la confirmación!

Vieron lo fácil que era unirse, y lo hicieron,

Ya que nunca fueron dos.

 

Ahora gozan del Amigo, de Sus luces y Su visión,

Y su legado son sus cuerpos, que permanecen,

A pesar de estar extinguidos,

Como un recuerdo para los que aún no saben

Que Húa es el único que se muestra

En este puro resplandor.

 

¡Allahumma! cúbrenos con el manto de Tu protección, propicia el retorno, facilita el encuentro, suaviza el velo, calma las aguas inquietas de nuestro espíritu, acércanos y no nos alejes, danos y no nos quites, provéenos de ciencia útil y prívanos de la trivial, alarga nuestras vidas mientras nos sean de provecho y haznos morir en el momento de mayor intimidad.

 

¡Allahumma! colma el anhelo de todos los buscadores, que redunde en un bien para todos los seres y en la otra vida sostén nuestro impulso con la luz de Tu faz

 

('Uzman)