¡Danzad Enamorados!

índice

 

 

"¡Pero, no! Danzad enamorados, enloquecidos, emocionados,

Y arrastrad pavoneándoos los faldones del orgullo: es digno en vosotros."

(Sháij Al-'Alawi. Diwán.)

 

Aquí tienes una muestra

De lo que ha descendido de la Esencia

En forma de alusión.

 

Llegó a un Sháij completo

A través de una cadena que no ha sido rota

Y que en nosotros halla continuación.

 

Hasta donde alcanzo,

Que es ínfimo al lado de cualquiera que haya intimado

Esta es mi humilde contribución:

 

Todo deja de ser

Lo que era

Cuado gira a Su alrededor.

 

Con la luz de este descubrimiento

Enciende tu lámpara, revístete de sus luces

Y toma el asiento de tu corazón.

 

Invita a todo el mundo

A esta que es su casa:

La casa del amor.

 

Y que tomen parte en lo que quieran

Pues aquí no hay mengua

De provisión.

 

El alma pacificada le pondrá

Un broche de oro

A este puro resplandor.

 

Y un ojo prendido de luces

Será el único objeto

De tu visión.

 

Luz sobre luz

Que revierte desde el origen

Sobre un solo punto de reunificación.

 

El microcosmos desvelado

Que se expande al infinito

Sin ninguna limitación.

 

'Uzman está esperando

El abrazo del Amigo que lo extinga

En la contemplación.

 

Y no se cansa de esperar pues Su promesa es que en la paciencia

Las cualidades del siervo se perfeccionan

Hasta su última culminación.

 

El hilo del capricho ha tejido

Con la aguja del destino

Los remiendos de mi prisión.

 

Cuando el hilo deje de ensartar esa aguja

El Dueño del camino me hará Suyo

Y yo haré mío el fiel reflejo de Su manifestación.

 

Entonces todo yo

Será Él solo

Sin ninguna distinción.

 

En el horizonte de la queja

He depositado mi anhelo

Y allí he anclado mi timón

 

Espérame allí, justo allí,

Donde los egos se pierden de vista

Y vivencian el amor.

 

En ese recinto privilegiado nos vemos,

No me busques aquí en la sombra de este cuerpo

Sino en el sol que la proyectó.

 

Los despojos de mi presencia

Recorren el mundo, pero

¿Dónde está mi corazón?

 

Surcando el cielo de las bondades

Ha dejado caer una lágrima

Y esa lágrima soy yo.

 

Una lágrima que llora

En la distancia

Por la separación.

 

Pues aunque mi corazón ya está con Ella

Aquí se queda el recuerdo

De mi dolor.

 

Un consejo si eres amante:

Remonta lo creado

Y fluye en el Creador.

  

Y proclama a cada instante Su infinita gloria

Pues Ella es la Única que se manifiesta

En este puro resplandor.

 

Allah es el que Sabe, el que Ve

Y Suya es la elocuencia en este y todos lo asuntos.

Que perdone mi desviación.

 

Y la de todos los que sigan

Las vías del conocimiento, que son muchas,

Hacia la última realización.

 

(Javier García 'Uzman)