Sin saberlo los enamorados...

índice

 

Sin saberlo los enamorados deambulan por las calles y plazuelas de Layla. De tanto verla y no hallarla se han convertido en un puro espíritu, en la belleza de la rosa que a la rosa no alcanza. Han agotado sus miradas, están exhaustos, rendidos. Han muerto, han muerto a todo lo que no es Layla. No digas que los ves pues de ellos mismos no queda nada, el círculo que los contenía se ha perdido en el infinito y lo que había en su interior vaga ahora por los mundos sutiles que habitan el otro lado de la conciencia. De ellos aquí no ha quedado más que un rastro, tan solo un movimiento, una leve fluctuación, apenas un susurro, menos aún que eso, apenas nada. Pero no han desaparecido, permanecen, pues el ojo anclado en la fuente de la visión jamás conoce mengua; por él las luces se suceden y los velos se entrelazan para conformar las montañas que se erigen como si fueran las estacas de la tierra mientras el cielo las cubre de nubes y el viento las esparce y las mece.

 

Amigo sectario si crees haber llegado prueba ajustarte a la descripción de los íntimos de Al-lah:

 

La mano del Poder Único los mueve, el pie del Hacedor Único calzan, con el cálamo de la tabla protegida escriben, con la lengua de la elocuencia hablan, en ellos el silencio es una verdad insondable y el bien donde quiera que vayan les acompaña. La túnica de la virtud es su vestimenta siempre inmaculada, su mirada traspasa. Son guías auténticos, si ven una condición favorable en la proximidad te acercan y si no te alejan, pero en cualquier caso te benefician, y esto por no querer nada de ti, tan solo tu culminación en Al-lah. Pensar en ellos es un alivio para las almas. Son los siervos elegidos, los esclavos del Rahmán, los fieles depositarios guardianes de los secretos que deben ser protegidos. Enhorabuena a aquellos que gocen de su amistad.

 

Su visión abarca desde la aparición de las primeras luces hasta las sucesivas densificaciones en la multiplicidad de las formas aparentes. Siendo así su visión completa nada les afecta pues viven siempre en la bienaventuranza del significado que subyace a los significantes, que son las cosas. La preeminencia del significado queda establecida en el mismo momento en que aparece en la creación, al igual que el agua es siempre agua independiente a como se manifieste, sea en forma de mar, lluvia, gota, rocío, hielo o nieve. Y a su vez la preeminencia del significado no anula su forma de expresión, pues si así fuera el mundo no habría sido visto tal y como lo constata la experiencia. "Ni mi unión me vela de mi separación, ni mi separación me vela de mi unión", que Al-lah bendiga al wali que lo realizó y lo divulgó.

 

Todo eso es con el permiso de Al-lah, el Elevado, cuando la aspiración es única y todo en el siervo queda reunido y completado. La prueba a favor o en contra está en el Corán y en el ejemplo de quién lo trajo, Muhammad el profeta iletrado. A la shari'a se aferran pues es su salvaguarda. Los límites son una bendición del más misericordioso, ¿cómo si no iban a sentir la presencia de lo ilimitado? La realización del Tawhid compete al siervo y reside en la prueba pues Hwa, el Ausente, no necesita realizarse a sí mismo. Es el esclavo el que realiza la mansedumbre, no el señor, el señor solo está ahí y observa. De igual modo que para contemplar el vacío hay que asomarse al borde del precipicio, para vislumbrar la verdad que subyace en la creación, hay que ajustarse a la norma revelada, cuya virtud está precisamente en ser revelada, es decir, en no venir de ti o de cualquier otro. El borde del precipicio es lo que posibilita la visión de lo infinito que no conoce fronteras. Una vez que has saltado se abandonan ambos, el límite y el atisbo del otro lado, pero mientras llegas asegúrate de seguir un camino bien marcado y ajústate en todo a él para poder abandonar así lo único que te separa: el "yo" ruidoso, que es todo frivolidad y capricho. En todo el proceso recurre al consejo de los que tuvieron éxito antes que tú en este nuestro asunto, ellos ya han llegado y están asentados en la visión directa del Amigo en todos sus estados, por lo que cualquier indicación suya es una luz y una guía.

 

Todo lo que venga luego será con el permiso de Al-lah, el Elevado, Señor de todos los mundos, El emplea a sus siervos sinceros como quiere. En cualquier caso tienen una función que cumplir y un bien que realizar, ya sea de cara al mundo u ocultos.

 

En el agujero de mi madriguera cósmica lo he recibido y anotado, todo el mérito es de aquellos que lo llevan en el corazón prendido. Y en Al-lah confiamos.

 

('Uzman Javier García)