Mi corazón pertenece a Layla

índice

 

 

 

¡Mundo, haz lo que quieras con mi exterioridad!

Mi corazón pertenece a Layla

Y Ella no lo soltará.

 

Me ha enseñado cuanto necesito saber,

En la palma de mi mano lo llevo escrito:

"Muerte", que es nombre de mujer.

 

Me ha matado al mundo para que sólo la busque a Ella

Cuando me reclame para hacerme Suyo

En la cúspide de Su cielo relucirá mi estrella.

 

Un día se apiadará de mí

Y será como si no hubiera estado

Ni un solo segundo aquí.

 

Cansado estoy de rastrear quimeras

Y de beberme a mares las aguas de mi desilusión

En el eterno retorno a mi situación primera.

 

Cada punto del círculo es comienzo y es final

Pero si no lo recorres no lo completas

Y no te indica el mihráb.

 

Delante del mihráb proyecta tu corazón

Deposítalo al cuidado del Protector de la Kaaba

Y haz que gire entorno suyo toda la creación.

 

Si esto fuera suficiente para recordar

No sería necesario besar la piedra negra

Ni lapidar a Shaitán.

 

Pero el hombre ha olvidado

Y necesita el rito para encarar

El abismo de lo incondicionado

 

Infinitos son los grados en la luz

Que dimanan de un único punto candente

Y en cada uno eres tú.

 

Cuando el "yo" ya no está

Sé lo que quieras, que los límites no sujetan

Al que ha triunfado en Allah.

 

Las piedras de Al-Andalus aún conservan la memoria;

A los se que ganaron la eternidad en el suyúd

¿Cómo los iba a vencer la historia?

 

 

(Javier García Serrano Uzman)