Entre el sí y el no...

índice

 

 

 

"Entre el sí y el no los espíritus vuelan más allá de la materia y las cabezas se separan de los cuerpos"

(Ibn 'Arabi)

 

Si afirmación y negación van de la mano

Ni lo afirmado permanece ni se desvanece lo negado.

 

El mundo deja de ser lo que era

Para el que así se ha orientado

Siendo su razón Allah mismo

Tal y como nos ha sido revelado.

 

Por la verdad de "la ilaha illa Allah"

Se muestra el rostro verdadero del que es en Sí inmaculado

Brillando con luz propia allí donde se muestran

Sus signos desvelados.

 

Su luz, que es eternidad, no sucumbe

Ante el rigor de lo condicionado

Ni anula al siglo Su avasalladora presencia

Pues es el hombre mismo el que Lo ha contemplado.

 

Sin necesidad de afirmar o negar el sabio se desprende de sí

Para abarca lo desmesurado;

Cuando los extremos se tocan la decisión sólo incumbe

Al que todo lo envuelve con Su saber ilimitado.

 

Libre de pasiones trascurre la vida

Del que esto ha realizado

Y en un bien permanente deviene

Para todo rezagado.

 

Báraka que no cesa desde que el Único se mostró

En el velo de lo manifestado

Alumbrando abundantemente

La esfera de lo creado.

 

Si no vez Su Luz pregúntate:

¿Quién la ha ocultado?

 

En la graduación de las luces

Los buscadores se han quedado

¡Qué pocos son los que rasgan el velo

En la antesala del Bienamado!

 

Sólo el amante sincero lo consigue

Después de haberse desnudado,

De él nada queda,

¡Mira bien, oh enamorado!

 

En el fuego del abrazo está sumido

Y ahora goza aniquilado;

Cuando el acto del retorno toca su origen

El círculo queda cerrado.

 

¡Enhorabuena a los que unan

Lo que no nunca estuvo separado!

 

Si Allah te pone a alguien así en tu camino

Aférrate hasta que seas tú mismo de los arrebatados

Y seas llevado ante la presencia del que es la causa

De todos tus suspiros y en El seas colmado

De toda Gracia y todo Bien

Por el cumplimiento de lo pactado

Cuando antes de nacer juraste:

"No me humillaré ante otro que Allah

Y la tierra por venir será testigo de que sólo de Él estoy necesitado".

 

¡No te retraigas ahora que se han abierto de par en par

Las puertas de Su vedado!

Dispón a gusto del jardín, de sus huríes

Y de sus frutos almibarados.

 

Báñate de resplandor y vuélvete a Su orden

Pleno de fulgor y de estrellas engalanado;

Vacío de todo, del asiento de tu ser purificado

Emanarán las luces del descubrimiento

Que alumbrarán el secreto de los mundos que subyace soterrado.

 

Aquí concluye este poema a ritmo de rimado,

El acierto viene de Allah y el error de este pobre desgraciado

Que se hace llamar 'Uzman

Igual que el tercero de los califas

Que se ganaron ser de los "rectamente guiados".

 

Que un  bien permanente de Allah se derrame

Sobre todos los extraviados

Por las sendas del conocimiento hacia el Único

Tras lo que aquí se ha mostrado.

 

Que las luces del Amigo te envuelvan

Si eres aún de los que andas tras el velo desorientado,

Ojalá tú y yo seamos dignos de forma parte del número

De aquellos que en su yihad han triunfado.

 

De entre todos Muhammad es el guía seguro

Por no provenir nada de él sino del que está en el Trono Asentado;

Seguirlo corrige el desvarío de creerse suficiente

Con lo que ya se ha asimilado

Pues nadie compite en ciencia con aquel

Que es depositario de toda ciencia

Bajo el rango que otorga el título de ser el profeta iletrado.

 

('Uzman Javier García)