ONU cede ante presiones de Israel; y abandona a niños gazatíes

Altas autoridades de la ONU fueron acusadas de haber cedido ante las presiones del régimen de Israel para que abandonen las medidas conducentes a incluir las fuerzas armadas israelíes en la lista de violadores de los derechos de los niños.

 La inclusión de IDF en la lista de los autores de graves violaciones de derechos de niños de la ONU situaría a estas fuerzas junto a grupos terroristas como EIIL (Daesh, en árabe), Boko Haram y el grupo Talibán.

Según una fuente en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), citada el martes por el diario británico The Guardian, funcionarios del ente internacional en Al-Quds (Jerusalén) decidieron no recomendar la inclusión de las fuerzas de guerra israelíes (IDF, por sus siglas en inglés) en la lista, tras recibir una llamada telefónica por parte de funcionarios de alto nivel de ese régimen.

Al parecer, las autoridades israelíes habían advertido de las serias consecuencias que tendría la celebración de una sesión en Al-Quds, con la participación de las agencias de la ONU y organizaciones de derechos humanos para sugerir la introducción de IDF en la lista. Horas después, la cita fue cancelada.

“Los altos funcionarios (de las Naciones Unidas) cedieron ante la presión política”, aseguró la fuente para luego agregar que “como resultado, se dio un claro mensaje de que Israel no entrará en la lista”.

Muchas instituciones internacionales, incluidas Save the Children y War Child, han estado reclamando la inclusión de IDF en la lista luego de que la última guerra israelí de 51 días en la sitiada Franja de Gaza dejara más de 500 niños muertos, además de unos 3300 menores heridos.

“Estas organizaciones están indignadas por lo ocurrido”, comentó al respecto la fuente, que habló bajo condición de anonimato.

La inclusión de IDF en la lista de los autores de graves violaciones de derechos de niños de la ONU situaría a estas fuerzas junto a grupos terroristas como EIIL (Daesh, en árabe), Boko Haram y el grupo Talibán.

Este hecho empujaría al régimen de Tel Aviv hacia una situación que podría resultar en la implementación de sanciones por parte de la ONU. De hecho, el Estado palestino ha comenzado los esfuerzos diplomáticos para ingresar en la Corte Penal Internacional (CPI), donde podría llevar al régimen de Tel Aviv ante la justicia por sus crímenes contra los palestinos.

Ante esta situación, la jefa de gabinete del Secretario General de la ONU, Susana Malcorra, solo se limitó a enviar una carta privada al embajador israelí ante el ente global, Ron Prosor, para expresar su queja por la intimidación de su personal. Incluso la ONU en Nueva York (EE.UU.) dijo que no podía hablar del tema.

Está previsto que el próximo mes se celebre un encuentro en Nueva York para decidir cuales fuerzas armadas deberían ser añadidas a la lista, aun así, la fuente consultada por el rotativo británico asegura que “ya se ha tomado una decisión política para no incluir a Israel”.

De acuerdo con el Ministerio palestino de Salud, unos 2310 palestinos, la mayoría civiles, perdieron la vida como consecuencia de la inhumana y brutal campaña militar del régimen de Tel Aviv contra Gaza, entre julio y agosto del año pasado.