Insurgentes

Haÿÿ Haris Ubaidallah

 

Resulta curioso el concepto y los matices de la palabra “insurgencia” a lo largo de la historia reciente. Como primera cita notable tenemos La Campaña de Egipto y Siria que entre1798y 1801 fue una expedición militar francesa llevada a cabo por el general Napoleón Bonaparte y sus sucesores, cuyo objetivo era conquistar Egipto para cerrar a los británicos el camino a la India en el marco de la lucha contra Gran Bretaña, única potencia hostil a la Francia revolucionaria. En ella para ganarse las simpatías de los egipcios, se dirigió al pueblo con una proclama en que alababa los preceptos islámicos declarándose así mismo musulmán y manifestando su intención de liberarles del yugo mameluco y otomano. Pese a la manifestación de sus buenas intenciones el creciente rechazo egipcio desembocó en una sangrienta sublevación de la insurgencia egipcia, los nacionalistas que defendían su país, que solo en El Cairo costó la vida a 300 franceses. La revuelta terminó cuando Bonaparte apuntó sus cañones contra la mezquita de El-Azhar. Había vencido, pero los pillajes, las violaciones y las ejecuciones masivas sólo sirvieron para aumentar el odio contra los franceses y por extensión contra sus aliados, los cristianos coptos y ortodoxos de Egipto. ¿Os suena esto? Además de la “conversión” de Napoleón y su compromiso por la defensa del Islam, mas parecido a aquello de: “El Kahiro bien vale una shahada” hubo otra conversión notable, ya que a la muerte del general Kleber le sustituyó al mando el general Menou, un pintoresco personaje que había tomado una egipcia como esposa y también se había convertido el Islam.

 

Menou pretendía hacer de Egipto un estado independiente bajo protectorado francés, lo que los británicos no admitieron.

 

Con posterioridad, y también relacionada con Francia, tenemos la Liberación de París durante la Segunda Guerra Mundial consistió en la entrada de los Aliados en la ciudad de París en agosto de 1944. En esta batalla participaron activamente y principalmente españoles republicanos exiliados y sobre todo anarquistas, tanto en las filas de la Resistencia como entre las tropas de la 2ª División Blindada francesa (conocida como División Leclerc) , en papeles destacados, hasta el punto de que las primeras unidades militares aliadas que entraron en París estaban compuestas por antiguos miembros del Ejército Popular Republicano. Durante toda la Segunda Guerra Mundial los insurgentes fueron la heroica resistencia que luchaba no solo contra la ocupación alemana del territorio francés, sino que también, especialmente los españoles, tratando de impedir la imposición en Francia y Europa de un régimen tiránico muy próximo a la dictadura que los había expulsado de su país.

 

Trasladándonos a la época actual tenemos el caso de Afganistán donde EE.UU. de América intenta implantar un gobierno títere fiel a sus intereses, los insurgentes son los equivalentes a los resistentes franceses que intentan conseguir un país con su soberanía en manos de afganos al servicio de su país.

 

Sangrante es el caso del genocidio palestino, lugar donde los insurgentes que intentan defender su tierra de una ocupación ilegal de su tierra, son directamente calificados de terroristas gracias al atentado del 11 S, que oportuna y casualmente transformó la certeza de que los sionistas serian condenados por el genocidio palestino en la permisión a seguir masacrándolos como terroristas.

 

Otros casos similares en la misma zona son Chechenia y Ukraniya cuyos lideres fueron asesinado uno (Shamil Basaev), al igual que lo había sido Dzhojar Dudáiev mientras hablaba con el Emir de un país musulmán, y recientemente encarcelado la otra (Yulia Timoshenko). Cuyo “error” ha sido enfrentarse a los intereses de la madre Rusia.

 

Además dentro de este conjunto podemos incluir a Libia en donde coinciden intereses estadounidenses y europeos, representados por el petróleo, reclamados mediante el Ejercito de Liberación Nacional y apoyados por la NATO, y los israelíes con mucho más valor como es el agua, ya que sus yacimientos subterráneos pueden convertir todo el norte de África en un vergel, y es mejor si está en las manos sionistas del estado de Israel.

 

Muy en paralelo tenemos el conflicto sirio, no hay petróleo ni agua pero su situación es estratégicamente muy importante sobre todo para los sionistas de Israel y secundariamente para los estadounidenses, también aquí nos encontramos con un Ejercito Libre Sirio, lo de Ejército está claro que lo son, lo de Libre lo son de la disciplina siria, pero lo que son menos es, es Sirio ya que aunque hay sirios, muchos descontentos del ejercito, también se han detectado franceses ingleses y se adivina cohesión de la CIA. En estos dos últimos casos los insurgentes son los ejércitos libres considerados insurgentes, o terroristas según la más actual denominación, por los gobiernos locales y poco menos que héroes por las potencias interesadas que los apoyan.

 

Todo esto viene adobado con el control de los medios de comunicación que es bien sabido que a nivel global están controlados por los sionistas, cuando alguien intenta verter información sin filtrar, como es el caso de Weakileak se le procesa preferentemente por delitos sexuales, como se hizo con DSK, enfrentado al lobby sionista francés, y con Clinton, que no es que sean totalmente inocentes, pero tienen ese punto débil, al igual que les ocurre al cincuenta por ciento de los políticos estadounidenses la mayoría de los cuales tienen abiertos procesos sexuales pendiendo sobre ellos. Uno de los efectos de esta manipulación de los medios es el hecho de que con posterioridad al 11 de Septiembre el sintagma nominal formado por la palabra terrorismo siempre tenga como adjetivo el de islámico, hecho curioso sobre todo teniendo en cuenta que grandes asociaciones para la realización de actos terroristas como el IRA o ETA surgen de entornos católicos, sin que nunca se utilizara esta adjetivación al igual que ocurrió en su día con la Haganná organización terrorista sionista a la que jamás se calificó de judía. ¿Por qué entonces se crea esta relación entre terrorismo y islámico? Sobre todo cuando el principal actor es al QAEDA, una asociación creada por USA para la guerra de Afganistán y formada principalmente por estudiantes (en árabe taliban) saudíes.

 

No es fácil saber quienes son los buenos y quienes los malos, esto no es como en las películas de indios donde todos tenemos claro que los asesinos son los cow boys.