CIENCIAS DEL ISLAM

 

‘ILM USÛL AL-FIQH

Ciencia de los Fundamentos del Derecho  

 

índice

 

LECCIÓN 2

Tema de la Ciencia de los Fundamentos del Fiqh

 

         El tema (maudû‘) que se analiza en la Ciencia del Fiqh (el Derecho) es el acto (fi‘l) del mukállaf (es decir, toda persona adulta en uso de sus facultades racionales) en tanto le son aplicables juicios legales (ahkâm shar‘ía). Y, así, el faqîh (el experto en materia de Fiqh) estudia actos posibles de un mulallaf, como la compra-venta, el alquiler, el depósito, la delegación de poderes, el Salât, el ayuno, la peregrinación, el homicidio, el robo, y demás actos que pueden ser realizados por un mukállaf, intentando averiguar el juicio legal (hukm shar‘í) con el que la Revelación sentencia en su favor o en su contra.

         Por su parte, el tema que se analiza en la Ciencia de los Fundamentos del Fiqh (‘Ilm Usûl al-Fiqh) es el de la  prueba legal universal (dalîl shar‘í kullí) en tanto que se emplea para afirmar un juicio legal universal (hukm shar‘í kullí). Y, así, el usûli (el experto en Ciencia de los Fundamentos del Fiqh) estudia, por ejemplo, la analogía y su validez como argumento, los conceptos generales y qué los condicionan, el imperativo y qué lo indica, etc.

Para aclarar esto, proponemos un ejemplo. El Corán es la primera prueba legal (dalîl shar‘í) para concluir juicios, es decir, la principal fuente de derecho, pero sus textos normalizadores (nusûs tashrî‘ía) emplean diversos recursos para su expresión. A veces, esos textos van presididos por un imperativo positivo (amr, orden); en otras ocasiones el imperativo aparece bajo forma negativa (nahy, prohibición); otros de sus textos tienen un alcance general que no permite formular excepciones (‘umûm), mientras que otros emiten juicios que tienen un carácter absoluto sin especificaciones y dejando margen para la elección (itlâq). El amr, el nahy, el ‘umûm, el itlâq,... son tipos universales (anwâ‘ kullía) de la prueba legal general, que en este caso es el Corán. El usûli investiga cada uno de estos tipos para caracterizar el juicio universal que se deriva de la prueba (el dalîl), apoyándose en el análisis de los modos de expresión en árabe y de sus usos legales. Si su investigación le lleva a concluir que el imperativo indica que se trata de una orden y que su uso en forma negativa implica una prohibición, que la expresión generalizadora implica un juicio que incluye a todos los individuos a los que se alude con la generalización, que el estilo absoluto afirma el carácter absoluto del juicio sin especificar un individuo en concreto, entonces determina las siguientes reglas (qawâ‘id): el imperativo afirmativo (el amr) es para formular órdenes, el imperativo negativo (nahy) sirve para prohibir, la generalización (‘umûm) engloba a todos sus individuos, la fórmula absoluta (itlâq) afecta al género sin especificación,...

Esas reglas generales (qawâ‘id kullía) deducidas por el usûli son recogidas por el faqîh y las aplica a casos concretos (ÿúçiyât) para determinar el juicio legal práctico concreto (hukm shar‘í ‘amalí tafsîlí). Por ejemplo, aplica la regla según la cual el imperativo afirmativo (amr) indica una orden a las palabras de Allah que aparecen en el Corán: “Oh, vosotros, los que os habéis abierto sinceramente hacia Allah, cumplid con vuestra palabra (es decir, cumplid con lo que se estipula en los contratos que cerréis)”, y deducen de ello que es obligatorio atenerse a lo que se acuerde en un contrato. La regla según la cual el imperativo negativo (nahy) sirve para formular una prohibición la aplican, por ejemplo, al texto coránico siguiente: “Oh, vosotros, los mûminîn, que unos de vosotros no se burlen de otros”, y a partir de ello declaran que la burla está prohibida en el Islam. El principio según el cual lo general (‘umûm) engloba a todos sus individuos lo aplican a las palabras: “Se os declara prohibido (contraer matrimonio con) vuestras madres”, de ello se deduce que en ningún caso un hijo puede casarse con su madre, todas las madres está prohibidas a sus hijos. Del principio según el cual el estilo absoluto (itlâq) incluye a cualquiera de sus individuos, aplicado a las palabras “o liberar a un esclavo”, quiere decir que es aconsejable liberar a cualquier esclavo, ya sea o no musulmán, etc...

De lo anterior se deduce con facilidad la diferencia que existe entre la prueba universal (dalîl kullí) y la prueba particular (dalîl ÿuç-í), y entre el juicio universal (hukm kullí) y el juicio particular (hukm ÿuç-í).

La prueba universal (dalîl kullí) es un tipo general (náu‘ âmm) en una prueba (dalîl; por ejemplo, el Corán, la Sunna, etc.) en la que, a su vez, caben particularidades. Y, así, el imperativo positivo es un universal que incluye todas las formas del imperativo; el imperativo negativo es también un universal que incluye todas las formas en que se puede prohibir. El imperativo afirmativo es un universal, y el texto en el que aparece concretamente es una prueba particular; lo mismo sucede con el imperativo negativo: en sí es un universal, mientras que el texto concreto en el que aparezca es una prueba particular.

         En cuanto al juicio universal (hukm kullí) es un tipo general (náu‘ ‘âmm) en el que caben particularidades. Ejemplos de juicios universales: la obligatoriedad, la prohibición, la validez, la nulidad. La obligatoriedad es un juicio universal que incluye particularidades como la obligatoriedad de cumplir los contratos, la obligatoriedad de prestarse como testigo en la celebración de un matrimonio, o cualquier otra obligación. La prohibición, por su parte, incluye la prohibición del adulterio, del robo, o cualquier otra de las prohibiciones. La obligatoriedad es un juicio general y cuando se concreta es un juicio particular.

         El usûli no estudia los casos particulares, sino que esto atañe al faqîh. Su interés se centra en la prueba universal y los juicios universales que se deducen de ella, todo ello para elaborar reglas universales (qawâ‘id kullía) de acuerdo al carácter probatorio de las pruebas para que el faqîh las emplee en los casos particulares de modo que den como fruto el juicio detallado (hukm tafsîlí). A la inversa, el faqîh no estudia las pruebas universales ni los juicios universales que se derivan de ellas, y sólo se interesa por la prueba particular y el juicio particular que se deriva de ella.

 

continuación: LECCIÓN III

Objetivo de la Ciencia de los Fundamentos del Fiqh